Al celebrar estos días santos, comenzamos un mes de oración por nuestros        hermanos y hermanas fallecidos. Recemos por sus almas y también oremos para que Dios nos haga santos, que es el propósito de nuestro proyecto de                        construcción.