Ven con tus problemas, tus sufrimientos, tus penas y preséntaselas a Jesucristo, presente en la Eucaristía. Él te está esperando, anhelando darte su consuelo, paz y gozo.